24/09/2020

Información de actualidad de Granada

Arqueólogos de la Universidad de Granada procuran nuevas pistas sobre la desaparición de los neandertales en los Tajos de Marchales de Colomera

El reemplazo de los neandertales por los primeros representantes de la especie Homo sapiens es investigado en la región de Los Montes granadinos. Pese a la mala situación generada por la pandemia actual de Covid-19, la investigación arqueológica sobre el pasado prehistórico no cesa, y por segundo año sucesivo, un conjunto de estudiosos y estudiantes de Arqueología de la Universidad de Granada (UGR) ha efectuado una excavación arqueológica en el rincón de los Tajos de Marchales, en el término de Colomera, señala la corporación en una nota de prensa.

Este entorno natural acumula un legado prehistórico singular. El sitio está lleno de cavidades que preservan patentizas del paso de las poblaciones prehistóricas, y parte del mismo está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la presencia de pinturas rupestres prehistóricas. 

Además, estas cavidades asimismo fueron usadas como sitio de enterramiento por los primeros conjuntos de labradores y ganaderos del Neolítico. Mas el legado patrimonial de Tajos de Marchales hunde sus raíces en el tiempo, y entre los sedimentos de sus abrigos rocosos se preservan restos materiales del empleo de este sitio como la parada estacional de los conjuntos cazadores y colectores del periodo glaciar.

Datos concluyentes

La intervención arqueológica del actual año, que termina de terminar, promete lanzar grandes resultados. Entre ellos va a ofrecer datos concluyentes sobre el discutido discute sobre la desaparición de los últimos neandertales en esta una parte del continente europeo. La excavación, si bien pequeña en dimensiones, ha sacado a la luz rebosantes restos de la cultura material y fauna extinta que convivió y sirvió de sustento a estas poblaciones. Todo ello dejará reconstruir el escenario y paleopaisaje de estas tierras granadinas en los últimos 50.000 años, un telón de fondo sobre el que sucedió la desaparición de la citada condimenta y la aparición de los primeros conjuntos de  nuestra especie a lo largo de los comienzos del Paleolítico Superior.

Este proyecto es ordenado a nivel científico por Antonio Morgado Rodríguez y Javier Baena Preysler, estudiosos de la Universidad de Granada y Autónoma de la capital de España respectivamente, al paso que la dirección de la intervención corre al cargo de Alejandro García-Franco. 

La actual campaña cuenta con la cooperación y también implicación de las instituciones locales depositarias y usufructuarias de este legado. Los estudiosos resaltan la firme apuesta a que por segundo año efectúa el Municipio de Colomera al equipo de trabajo, que deja acrecentar el rico patrimonio cultural de la villa y la relevancia prehistórica de los Tajos de Marchales como un conjunto arqueológico de inusual interés europeo. 

Junto a ello, este año se cuenta con la implicación logística del Municipio de Benalúa de las Villas, que ha cedido al equipo de investigación una parte de su infraestructura edilicia para laboratorio de campaña, dada su cercanía con el rincón investigado. Una cooperación intermunicipal en busca de un mismo objetivo: la promoción, conservación y valorización del patrimonio prehistórico común de la región de Los Montes.

La campaña de excavación termina de concluir este mes de agosto, mas los secretos guardados por los Tajos de Marchales no terminan acá. En los próximos meses el equipo de intervención volverá al rincón con otra línea de investigación que pretende confirmar la presencia de un enorme lugar prehistórico que va a ser una novedad sobresaliente para la Prehistoria Reciente andaluza. 

Los estudiosos de la UGR esperan que las circunstancias debidas a la pandemia actual no entorpezcan estos grandes descubrimientos, que acrecientan de manera notable el patrimonio cultural de la  provincia de Granada con una clara proyección en el mapa de la Prehistoria europea.